Cuando Matteo y Pilar me dijeron que se casaban y que querían celebrar la boda en Lecce, Italia, sabía que iba a ser una boda única e inolvidable. Lecce, es una ciudad situada en el sureste de Italia, en la región de Apulia ( Salento ) también conocida como el tacón de la bota italiana.

Unos meses antes les visité en Londres, pasamos unos días juntos y realizamos la sesión de preboda en Oxford, y desde primer momento sabía que había una magia especial entre ellos.

El centro histórico de Lecce se encuentra entre sus imponentes murallas, y fue una delicia pasear por las calles barrocas pasando por la piazza del Duomo, la plaza de Sant’Oronzo,  Via Libertini… caminar sin rumbo por las calles de la ciudad salentina disfrutando de sus olores, y siempre con la vista alzada, maravillados por las impresionantes fachadas barrocas.

Decidieron hacer una boda romántica, inspirada en los colores amarillo, verde y blanco. 

Son tan especiales que se conocieron en Londres, se enamoraron en Princi y se casaron un jueves en Lecce, al sur del sur de Italia. Solo de grandes personas nacen grandes parejas!

Son una pareja cargada de complicidad, de alegría, pasión, respeto y sobre todo mucho amor. Cada uno de ellos saca lo mejor del otro, creando entre ellos un equilibrio y armonía de momentos cargados de felicidad. Cómplices, amigos, y amantes. Todos los ingredientes para que disfruten de una vida plena 

Celebraron la boda en la Chiesa di San Matteo de Lecce, y lo celebraron posteriormente en Corte Licastro Di Racanelli Francesco donde cuidaron cada detalle al máximo, haciéndonos disfrutar de la gastronomía italiana en su plena esencia: más de 13 platos, degustación de Mozzarella, y un manjar de tartas.

La esencia italiana y española estuvieron presentes en todo momento, aportando cada parte un poquito de su magia, creando un momento especial y único, bailando al son de las palmas de las sevillanas y de la danza tradicional típica del Salento “Pizzica”, también conocida como “tarantella”… creando una fusión cultural maravillosa con sus colores, la luz, los olores, sabores, música, alegría, ilusión… lo que hace que se convierta en una boda italiana española irrepetible.

Espero disfrutéis tanto como yo con esta pareja tan especial y que quiero tanto!

“Che l’amore sia il tuo modo di fare, non il tuo obiettivo”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *